Páginas vistas en total

martes, 21 de febrero de 2012

EL SACRIFICIO DE LOS NECIOS?

SACRIFICIO DE LOS NECIOS? ECLESIASTÈS 5:1

“Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie; y acércate más para oír que para ofrecer el sacrificio de los necios; porque no saben que hacen mal.”

“el sacrificio de los necios.” ¿por qué asistimos a la iglesia?

Asistimos a la iglesia por diversas razones. Algunos asisten a la iglesia porque están atravesando por momentos difíciles, y buscan la solución a sus problemas en Dios.

Algunos asisten a la iglesia porque desean cumplir con un compromiso que hicieron con una persona o familiar.

Algunos asisten a la iglesia por religiosidad, es decir, piensan que porque vienen a la iglesia semana tras semana serán aceptados por Dios.

Algunos asisten a la iglesia porque tienen a cargo algún tipo de ministerio o responsabilidad dentro de la congregación.

Pero nada de esto debe ser nuestra razón de asistir a la iglesia, ya que todo esto no es nada más que “el sacrificio de los necios.” ¿Qué es el sacrificio de los necios?

El sacrificio de los necios es escuchar, pero no cambiar. El sacrificio de los necios es no tomar en serio nuestra relación con Dios. El sacrificio de los necios es no tomar en serio lo que escuchamos.

LLEGAR A LA IGLESIA DEBE SER PORQUE ANHELAMOS LA COMUNIÒN CON JESUCRISTO POR MEDIO DE LOS HERMANOS, PORQUE DESEAMOS ESCUCHAR LA PALABRA DE DIOS EXPUESTA, PORQUE ANHELAMOS UNA COMUNIÒN MÀS ESTRECHA CON NUESTRO SALVADOR.

Hageo 2:14 Entonces volvió a hablar Hageo y dijo: ``Así es este pueblo y así es esta nación delante de mí--declara el SEÑOR-- ``y así es toda obra de sus manos; y lo que aquí ofrecen, inmundo es.

Proverbios 21:3 El hacer justicia y derecho es más deseado por el SEÑOR que el sacrificio.

En aquel tiempo, vio Jesús al pasar a un hombre llamado Mateo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo:«Sígueme.» Él se levantó y lo siguió. Y, estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: «¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores? » Jesús lo oyó y dijo:«No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa "misericordia quiero y no sacrificios": que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores. » (Mateo 9,9-13)